Pasaje Sangra 315 - Arica, Chile.
info@museodelmar.cl
Mar-Dom 11:00 a 19:00
Adultos $2.000 | Niños y adultos mayores $1.000

Noticias

La historia detrás de las Tortugas

«SERNAPESCA dejó en custodia, en el Museo del Mar, el 15 de febrero de 2016, caparazones de tortugas verdes, que habían incautado a vendedores clandestinos. Solo una tenía la parte superior e inferior intactas. A mi hijo Francisco se le ocurrió la idea de recrear la tortuga completa. Cuando vi las máscaras que hace Pablo Barra, le comenté esta idea. A los pocos días Pablo me dice “me interesa la idea ¿puedo ir a conocer la tortuga?” Fijamos fecha para visitar el museo, que estaba cerrado desde el 18 de marzo, fuimos el 23 de septiembre de 2020, ese día había corte de electricidad en el sector, el museo es absolutamente oscuro, así es que para poder medir y hacer un croquis de la tortuga, nos instalamos en la Plaza Grecia. Cuando vi la magnitud del trabajo que había que hacer, sugerí a Pablo que llevara la tortuga a su casa para que trabajara con más comodidad. 

Pablo demoró varios días en hacerla y llevó un registro fotográfico de su avance.

El 4 de noviembre fuimos al museo a colocarla en su lugar y se le avisó a Estéfani Carrasco, periodista del Diario La Estrella de Arica, quien nos acompañó y entrevistó a Pablo Barra Novoa generando  una nota que se publicó al día siguiente.«

                                                                                 Gertrudis Cabello Fernández

Presidente de la Fundación Hrepic, Sostenedora del Museo del Mar de Arica.


Dejo ahora a Pablo Barra Novoa que les cuente cómo hizo la recreación de la tortuga. 

«Se hizo con estudio, estudié bastante lo que era la tortuga verde, que viaja por todo el mundo, y que gracias a la corriente de Humboldt que arrastra muchos alimentos, ella viene a alimentarse a esta zona, por eso pasa por Arica. 

Con respecto a la obra, a la tortuga, ésta la creé con dos técnicas, con la primera confeccioné la máscara, es una técnica italiana, que aprendí en Padua, con mis maestras y maestros en el Museo Internazionale della Maschera  Amleto y Donato Sartori y en el Centro de Máscaras y estructura gestual (Abano Terme, Provincia de Padua, Italia), ellos son unos de los más grandes maestros escultores de la máscara en el mundo. La segunda parte, fue un poco de ingenio y tomé de referencia lo que es la cartonería mexicana. En México en tiempos de fiesta o semana santa se realiza la quema de judas o de otro tipo de muñecos como los alebrijes por ejemplo. De ahí saqué un poco la idea para armar, ya que los alebrijes son animales fantásticos como jaguares con alas y una infinidad de creaciones y colores. Ellos tienen una técnica y tomé de referencia esto, pero también tiene una parte de ingenio porque a nadie le enseñan en ninguna parte como trabajar con una caparazón real. 

Además tuve que estudiar la anatomía de la tortuga, por eso al principio mencioné que tuve que estudiar, viendo videos, imágenes de su anatomía, colores entre otras cosas y en ese sentido diseñé cómo la iba a armar, dibujé los huesos de la tortuga para ir trabajando casi tal cual como me lo pidieron acá en el museo, bueno en ese ingenio trabajé sobre la columna vertebral, tomando esta zona que estaba unida a la caparazón. Ahí me di cuenta que la tortuga tiene una máscara que es la caparazón, ya que parece una roca y tiene colores similares como si fuera naturalmente un camuflaje, también la tortuga es una enmascarada, por eso me enamoró la tortuga. 

La tortuga verde tiene una característica especial, ya que cuando es pequeña comen de todo, pero cuando llegan a la edad adulta son las únicas tortugas vegetarianas. Eso me llamó la atención, por eso le agregué un color verdoso, ya que encontré imágenes en donde el agua genera esos tonos.  Igual hay cosas que quedan fuera de la realidad, tomando en cuenta la libertad de crear por ejemplo las aletas son doradas porque es una tortuga símbolo también, que simboliza a todas las tortugas que llegan acá a la costa de Arica. Algunas no llegan de buena manera, porque también hay que decir que una gran cantidad de la tortugas han aparecido decapitadas,  tema incógnito hasta el momento, siendo un símbolo la tortuga verde de la fauna en agonía. Por eso le di ese toque de dorado como símbolo. El dorado porque es oro, porque en realidad es eso la verdadera riqueza, la flora, la fauna, la naturaleza, pero se nos olvida que somos parte de ella y se nos olvida, la dañamos, por eso tiene ese toque, ese color. La tortuga verde también es un símbolo de la ciudad, el valor que tenemos, la suerte que tenemos que nos vengan a visitar, pero no la hemos cuidado como corresponde.  Ellas viajan por todo el mundo. Cuando anidan, lo hacen durante la noche, hacen un agujero grande con sus aletas delanteras y también con sus aletas traseras van sacando arena hasta como un metro más o menos. Y sus aletas traseras las ocupan como palas y con esas hacen un agujero un poco más profundo y ahí dejan los huevos. Cuando anidan hacen una camada de ciento cincuenta huevos, muy flexibles de modo que cuando caen no se revientan. Y la proporción es que de cien huevos solo uno sobrevive, por eso la vida es lo valioso de esto, de esta obra y como artista mi intención fue esa, darle valor a la vida. »    

Pablo Barra Novoa